Los estudiantes aprueban por los pelos.


Viernes 1ro de agosto de 2008
por  Cuadernalia
popularidad : 1%  Visitas  999



Fuente: EL PAÍS (31-7-08)

JAVIER MARTÍN-ARROYO

Una subida con matices para alcanzar el aprobado raspado. Los alumnos andaluces de educación primaria y secundaria han mejorado sus resultados en las pruebas de diagnóstico del pasado curso, salvo la prueba de lengua realizada por los estudiantes de primaria, cuya nota ha bajado.

El último informe PISA hizo saltar la alarma al dejar a Andalucía malparada como la última de las diez comunidades autónomas en dominio de las ciencias. Ahora este examen masivo, realizado a los 160.000 alumnos andaluces de quinto de primaria y segundo de secundaria, ha buscado evaluar los conocimientos de los alumnos para descubrir «qué sabe hacer el alumno con lo que sabe». Es decir, poner en práctica sus conocimientos y probar su eficacia en la vida diaria.

La nota media es un 3,76, un aprobado por los pelos, ya que se evalúa de 1 a 6 y el aprobado se sitúa en el 3,5. Los estudiantes de 5º de primaria (9 años) sufren un bajón en Lengua (de 4,45 a 3,87), y mejoran levemente en Matemáticas (de 3,43 a 3,71). Mientras, los alumnos de tercero de secundaria (14 años), que suspendieron en la primera prueba de diagnóstico realizada en 2006, ahora aprueban tanto matemáticas (de 3,47 a 3,65) como lengua (de 3,2 a 3,81). Los expertos achacan el descenso en Lengua en los alumnos de primaria, a que la prueba fue «demasiado densa», lo que provocó que muchos estudiantes no terminaran el cuestionario

El último informe PISA adjudicó un nuevo suspenso a los alumnos andaluces el pasado noviembre y confirmó los malos datos de 2004. La evaluación internacional destacaba las distintas velocidades que padecen los estudiantes y cómo el 23% figura por debajo del nivel 2, además del déficit de alumnos con elevado rendimiento (sólo un 3%). Pero por encima de los cates en relación a los países desarrollados, PISA removió conciencias y devolvió al debate público andaluz la importancia de la educación y su trascendencia para el futuro de la región. La nueva Ley de Educación de Andalucía (LEA) prevé medidas como aumentar hasta 15.000 profesores en cinco años y alcanzar los 105.000 docentes para reducir una ratio de entre 30 y 35 alumnos por clase. La pregunta es si el esfuerzo inversor es suficiente y adecuadas las medidas.

Ahora, el objetivo de esta prueba de diagnóstico es tomar la temperatura de los estudiantes: «Hemos querido entrar al debate porque los resultados pueden ser políticamente incómodos, pero para mejorar hay que saber dónde se falla», reflexiona el viceconsejero de Educación, Sebastián Cano. Los resultados se han demorado diez meses debido al cambio de Gobierno. Sobre el prolongado retraso, los responsables de la Consejería de Educación alegan que las conclusiones finales no llegaron hasta la pasada primavera y que antes debieron atender «necesidades más urgentes».

El estudio evidencia que el alumnado andaluz se encuentra en los niveles intermedios de la escala. En comparación con el informe de 2006, Cano subraya «la tendencia de mejora en todas la competencias evaluadas tanto en la educación primaria, como en la secundaria, excepto en la comunicación lingüística, que muestra un leve descenso».

Los sindicatos censuran que el nivel de las pruebas es «bajo» y que las preguntas no se adecuan a los contenidos impartidos por los maestros. «Había preguntas sencillísimas y otras sin sentido. Si el profesorado aún percibe las pruebas como algo ajeno, difícilmente las tomarán en consideración», critica Sonia Amaro, secretaria de enseñanza pública en UGT.

La principal consecuencia del estudio debe ser la mejora de la educación impartida. Para ello, los centros han realizado 43.823 «propuestas de mejora», cifra muy superior a las 28.514 presentadas en 2006. La primera medida que reclaman los centros es «la necesidad de que los colegios e institutos se abran más a la familia y al entorno» porque urge su colaboración. Esta prueba, orientada más a la inteligencia práctica que a la acumulación de conocimiento, quiere situarse como la toma de temperatura de un paciente necesitado de mejora según todos los doctores

¿Sabe un niño de 9 años cuándo debe sumar?

J. M.-A. - Sevilla - 31/07/2008

¿Saben los alumnos de nueve años cuándo es propicio sumar? A juzgar por los resultados, sólo la mitad de ellos. «La responsable de la biblioteca ha elaborado una tabla con los libros más leídos el último mes: Aventuras, 48; Misterio, 62; Biografías, 10… ¿Cuántos libros en total se han leído?». Es el enunciado de la tercera pregunta del cuestionario sobre competencia matemática. Otra interroga al alumno sobre el significado del perímetro. La mayoría de cuestiones en primaria son supuestos prácticos hasta alcanzar las 18 preguntas de Matemáticas y 22 de Lengua.

Los maestros subrayan que el examen pone a prueba la inteligencia de los alumnos pero ignora los conocimientos impartidos. «El contenido de la prueba es 90% inteligencia, y está bien si olvidas los contenidos. Pero tú estás machacando con conceptos como el triángulo y rectángulo… pero nada de eso aparece. Pues dediquémonos a cosas prácticas desde ahora en adelante», razona uno de los maestros examinadores. «Parece que los preparadores del examen van por otros derroteros», remacha.

Los alumnos de tercer curso de Secundaria deben explicar conceptos del lenguaje coloquial como «pringao, tío y tron». A continuación, deben enumerar cinco onomatopeyas y explicar su significado. Y encontrar tres sustantivos, tres adjetivos y tres verbos en un texto, de un total de 23 ítems.

En esta segunda prueba se ha incorporado una muestra para valorar las competencias en expresión oral. Pero se espera que Lengua y Matemáticas sean sólo el arranque del examen masivo. La intención de Educación es que la prueba incorpore de forma escalonada otras materias como conocimiento del medio, ciencias sociales y tecnología de la comunicación. Al mismo tiempo, los resultados deben servir a cada centro para tomar notas del devenir de cada curso y estudiar su evolución para poder mejorar.

Entre las propuestas formuladas, destacan la inclusión de los planes de formación del profesorado de acciones formativas relacionadas con las competencias básicas. Asimismo, reclaman la inclusión de tiempos de lectura en el horario escolar y la potenciación de la autonomía de los centros





Comentar el Artículo

  Facebook     Twitter     Google+     Sindicación RSS







Artículos Recientes