«La Junta de Andalucía adelantará siete días el inicio del próximo curso escolar»


Domingo 4 de enero de 2009
por  Cuadernalia
popularidad : 1%  Visitas  1248



Las clases comenzarán el 7 de septiembre en los colegios, mientras que en los institutos empezarán -el 15 · Infantil, Primaria y Bachillerato tendrá 5 jornadas lectivas más · Secundaria se mantendrá igual.

Fuente: DIARIO DE CÁDIZ (3-1-09)
Diego J. Geniz

La vuelta al colegio se adelantará una semana a partir del próximo curso. Ésta es la principal novedad que recoge el borrador del decreto que la Junta ha redactado para regular el calendario escolar, según el cual las clases de Infantil, Primaria y Bachillerato se iniciarán siete días antes. Un proyecto que ha provocado la disconformidad de los sindicatos, que no están de acuerdo con la nueva fecha, debido, principalmente, al limitado tiempo que, según sus representantes, tendrán los docentes para planificar el curso. El borrador, por otro lado, sí ha recibido el aplauso de asociaciones de padres como FAPA Nueva Escuela que considera que, de este modo, la Administración autonómica responde a las modificaciones que organizaciones como ésta reclamaban desde hace años.

El nuevo decreto, que el consejo de gobierno de la Junta aprobará en el primer trimestre de este año, deroga uno anterior de 1999 que no se adecua a las exigencias de la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006, que establece que el número de días lectivos en Infantil y Primaria debe ser en todas las comunidades de 180 jornadas y en Secundaria y Bachillerato de 175, lo que en la práctica supone alargar el curso escolar cinco días más. La Consejería de Educación ha optado por un adelanto del calendario escolar para adaptarse a la LOE, por lo que el próximo curso -si se cumplen todos los plazos previstos- las clases comenzarán una semana antes de lo habitual.

De esta forma, los más de 200.000 alumnos de Infantil y Primaria de los colegios públicos sevillanos (sin contar con las guarderías que a partir de septiembre estarán controladas por Educación y que abren sus puertas el día 1) entrarán en las aulas el lunes 7 de septiembre, en lugar del día 15. Esta fecha se mantendrá en los cursos venideros a no ser que caiga en sábado o domingo. En dicho caso, el comienzo de curso se postergará al siguiente día laborable. Los que seguirán entrando el mismo día, el 15 de septiembre, serán los casi 90.000 alumnos sevillanos matriculados en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), etapa educativa que no experimenta ningún adelanto, al contrario de lo que ocurrirá en Bachillerato, donde casi 24.000 alumnos entraban el día 22 y ahora comenzarán el 15. En ambos casos, de caer en sábado o domingo, se aplicará la misma medida que en las dos primeras etapas educativas. Estas modificaciones suponen que en Infantil y Primaria habrá un total de 900 horas de docencia directa (incluyendo los recreos), y en Bachillerato 1.050; en definitiva, 25 y 30 horas más, respectivamente, de las que se imparten actualmente en ambas etapas.

La normativa que prepara la Junta también fija que el curso no acabará antes del 22 de junio en Infantil, Primaria, Secundaria y el primer ciclo de Bachillerato, mientras que en el último ciclo de la etapa preuniversitaria finalizará el 31 de mayo, de modo que el alumno cuente con tiempo suficiente para preparar las pruebas de acceso a la Universidad.

Las mayores críticas de los sindicatos se centran en el adelanto de Infantil y Primaria, en tanto que consideran que se gana tiempo lectivo en detrimento del periodo dedicado por los docentes para la planificación del curso y su programación, más compleja en dichas etapas en lo concerniente a la organización del centro, la distribución del alumnado, la creación de grupos, la asignación de tutorías, la elaboración de horarios, y la puesta en marcha de los diversos planes que oferta la Junta.

Los representantes sindicales consideran que estas labores no se pueden ejecutar antes porque hasta septiembre no se tiene cerrada la plantilla de los docentes de los colegios y la lista definitiva de alumnos matriculados en ellos . Por este motivo, sindicatos como ANPE y FETE-UGT rechazarán el nuevo calendario escolar en la reunión que mantendrán este mes con la Consejería de Educación, ya que consideran que es prácticamente imposible iniciar las clases el 7 de septiembre, porque a las razones antes expuestas se suman las «carencias habituales» de cada inicio de curso: bajas que no se cubren y, por tanto, horarios sin perfilar, obras inconclusas en los centros educativos, servicios escolares -como los comedores- que no se ponen en marcha o el dinero para el programa de gratuidad de los libros de texto con el que un buen número de colegios no cuentan en septiembre.





Comentar el Artículo

  Facebook     Twitter     Google+     Sindicación RSS